Locura juiciosa

30 de mayo y día 80 de confinamiento para mí. Ya he vivido dos cuarentenas durante este encierro. Aunque solo he salido en una ocasión desde que entrase en vigor la fase 1, me planteo abandonar el término cuarentena. Ya no parece serlo.

Hace no demasiado cumplí treinta vueltas al sol y mis amigos me hicieron uno de esos regalos que nunca se olvidan: la emoción de leer por primera vez a un autor clásico. Me obsequiaron con dos obras del dramaturgo William Shakespeare.

Como no podía ser de otro modo, una de las elegidas fue ‘Romeo y Julieta’. Concretamente, una edición de la editorial Austral, traducida por Ángel-Luis Pujante, catedrático emérito de Filología Inglesa de la Universidad de Murcia. Gracias a su trabajo pude abrir mi corazón y sentirlo palpitar muy fuerte al ponerme en la piel de un Romeo que cree que el amor es humo, soplo de suspiros y fuego en ojos que aman. También locura juiciosa, amargor que asfixia y dulzor que conforta.

Pero no solo: gracias al mencionado filólogo y traductor, además, pude comprender los entresijos de esta paradigmática pieza teatral. Y es que esta edición, con portada acabada en tela, contiene también un elaborado análisis que me dispongo a resumir muy brevemente y también a sazonar con mis impresiones.

‘Romeo y Julieta’ es una tragedia lírica con cuatro siglos de antigüedad. Considerada como una obra experimental de Shakespeare, poco madura por haber sido concebida en su juventud, en sus páginas se expresa un concepto del amor romántico. No obstante, en determinados personajes también se manifiesta un concepto del amor puramente carnal y machista, existiendo una clara oposición al impulso romántico o poético de sus protagonistas. Tanto es así que en el conjunto de la obra domina una visión del amor bastante cínica.

Según Pujante, es precisamente esa presencia antirromántica la que impulsa al lector a posicionarse de parte de la joven pareja, pese a lo disparatado de su relación. Hágase especial hincapié en la palabra disparatado. Y es que, de alguna manera, Shakespeare nos presenta en las personalidades de Romeo y Julieta al prototipo de persona “intensa” y capaz de verbalizar “te quiero” a la primera de cambio.

Como muestra de lo anterior, un botón: la joven tiene 13 años y la acción sucede en tan solo cuatro días con sus noches. En este corto periodo les da tiempo a conocerse, enamorarse, prometerse, casarse y morir por amor. Lo cierto es que el dramaturgo sabía lo que hacía, pues concentra la historia en menos de una semana de forma premeditada con el único fin de añadir dramatismo.

Si no estoy errada, los jóvenes enamorados se conocen en un baile, se besan furtivamente y ahí comienza el periplo de su tragedia, del amor contrariado; ese “te quiero, pero no puedo quererte” que tanto hace vibrar a las tontas románticas como yo; ese “prefiero morir a vivir sin ti” que tantas veces la literatura y el cine han retratado, como cuando John Smith le dijo a Pocahontas que preferiría morir mañana a vivir mil años sin haberla conocido.

Como curiosidad añadida, rescataré un dato: Shakespeare no creó ‘Romeo y Julieta’. Antes tros muchos escribieron su propia versión de esta historia y casi siempre se ganó al público, aunque no tanto a la crítica. Parece de perogrullo… ¿Cómo un relato así no iba a llegar al corazón de la gente? Si somos sinceros, todos hemos soñado con tener un Romeo, con asomarnos a un metafórico balcón y sonrojarnos mientras nuestro enamorado se deshace en halagos; con esa ansiada promesa de amor eterno.

Pensamientos inevitables los anteriores, pero irracionales al fin y al cabo. Y es que cuando deseamos “un Romeo”, nunca nos replanteamos que, como asegura Pujante, Romeo no es sino un enamorado del amor y, en definitiva, un enamorado de sí mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s