Cura sana, culito de rana

4 de mayo y día 54 de cuarentena para mí. Siento dolores de ojos recurrentes, en parte por la alergia y en parte por el encierro. Lo cierto es que abusar de las pantallas es tan malo como inevitable en estos tiempos: el teletrabajo se suma al ocio casero, consistente en gran medida en visionar cintas y series, y la ecuación se completa.

El caso es que mis ojos cada vez se quejan más. Y no es de extrañar porque este año la alergia parece mucho más fuerte. Me decía un íntimo amigo que el confinamiento le ha dado un respiro al planeta y eso ha hecho que la estación de las flores sea más intensa de lo habitual. Y lo cierto es que tiene razón: la Tierra respira mejor desde la pandemia. Tanto es así que se ha registrado una drástica reducción de la contaminación y del efecto invernadero en varias zonas del mundo. Y es que la hibernación mundial unida al cierre de industrias y del tráfico aéreo, terrestre y marítimo ha hecho maravillas. Pero este fenómeno, dicen, podría ser solo un corto paréntesis si no asumimos que lo estamos haciendo fatal y cambiamos hábitos.

Los estudios han demostrado que el planeta está como mis ojos últimamente: enfermo. Y lo está porque nos estamos pasando; porque nuestra sociedad está construida sobre el consumo masivo y porque vivimos en la cultura del low-cost, del usar y tirar.

Recuerdo que la abuela de Jane Gloriana Villanueva, la protagonista de la telenovela Jane the Virgin, lo solucionaba todo con su poción mágica: el ‘Vivaporu’. Y es que si su hija o su nieta tenían fiebre, estaban resfriadas o se caían y se hacían un raspón, ella se lo aplicaba y se solucionaba el problema. Incluso cuando una de ellas padeció un cáncer. Al final, la pócima no era más que el efecto placebo que producía el contacto del ungüento con la piel. Pero al planeta no podemos aplicarle Vicks VapoRub. No serviría de nada.

Lo más crudo es que no podemos echar balones fuera: la Organización Mundial de la Salud acaba de confirmar que el virus es natural, que no es una creación de laboratorio. Y los expertos dicen que si no cuidamos el planeta, no tenemos futuro como especie y también que podría ser esta la primera de muchas pandemias.

Está claro: debemos ponernos las pilas, analizar hábitos y marcar una nueva hoja de ruta. Si somos honestos todos sabemos cuando nos pasamos de la raya. Con un ‘Cura sana’ no basta esta vez…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s