A todos los amores de mi vida

19 de marzo de 2020, día del padre, santo de los Josés y día 9 de cuarentena para mí. Estoy triste y también melancólica. Mis emociones se materializan en mi escritura, haciéndome redactar como si estuviese rellenando un diario de supervivencia en pleno apocalipsis zombie.

Hace ya tiempo desde que la OMS confirmase que el coronavirus es una pandemia mundial y también desde que España se declarase en estado de alarma a través del Real Decreto 463/202, publicado el pasado 14 de marzo de 2020. El coronavirus ya cuenta con 17.147 casos diagnosticados en España y ha dejado 767 muertos . De los cuales 6.777 episodios activos y 498 decesos han tenido lugar en Madrid, mi amada ciudad. Ciudad que antes lo fue de emblemáticas figuras como Manuela Malasaña o Francisco de Quevedo.

Nuestro país se ve sumido en una inesperada crisis global a todas luces infravalorada por la población española hasta el momento: China sonaba muy lejos e Italia no parecía importarnos en absoluto pese a la cercanía. La prueba es que se autorizaron 77 manifestaciones los pasados 7 y 8 de marzo -55 de ellas, por el 8-M-  a pesar de que la UE y el sentido común lo desaconsejaban.

Hoy, sin embargo, subir y bajar las escaleras de nuestros bloques para esquivar el sedentarismo está prohibido. Así como lo está compartir ascensor con el vecino. Y lo está por el riesgo que implica acercarse a menos de un metro de distancia de alguien. Toda precaución es poca.

Instagram, por su parte, se llena de fotos de gente guapa en bata. De gente que se muestra ‘casual’, con su look de casa, sin supuesto maquillaje pero con la cara fresca y los ojos brillantes… También de gente destruida, haciendo ejercicios de autoconocimiento y valentía, mostrándose cómo es en realidad y confensando lo mal que está llevando esta necesaria pero corta cuarentena hasta el momento. Recalco el corta, puesto que esto no ha hecho más que empezar.

Y asimismo Instagram también se colma de fotos viejas, “de cuando se podía salir a la calle”, con mensajes de influencers que transmiten que están en casa y se muestran agradecidos por tener a su familia sana y salva. En esta ocasión ellos no son perfectos, como acostumbran. Son tan humanos como nosotros, sus seguidores, y también, por raro que parezca, están expuestos.

Y esta es la situación… Una cuarentena impuesta que podría recrudecerse no tardando mucho. Comparecencia del Gobierno tras comparecencia. Un discurso del Rey Felipe VI pidiendo dejar a un lado las diferencias que ha doblado la audiencia con respecto al de Navidad. Españoles recluidos en otros países. Interminables y puntuales aplausos en ventanas y balcones, siempre a las ocho de la tarde, que pretenden agradecer su labor a los sanitarios españoles y también al resto de profesionales que se exponen para contribuir a que existan unos servicios mínimos. Aplausos quizá hipócritas, como debatían un par de colegas esta tarde, porque aplaudir es fácil para demostrar solidaridad. No agotar el papel higiénico, las mascarillas, los guantes y el desinfectante de manos es otra historia…

Que no hay que ponerse nerviosos, dicen. Que no hay que tener miedo, dicen. Pues, honestamente no seré yo la que predique estas sentencias tan contundentes. Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra.

Pero sí instaré a sacar algo bueno de todo esto. Ahora disponemos de algo que nos falta y a menudo solemos despreciar: tiempo. Horas para el autoconocimiento, para trabajar en nuestros proyectos personales olvidados, para cuidar de nuestra familia y amigos como se merecen, para leer y, en definitiva, para consumir esa gran olvidada llamada cultura. Disponemos de un tiempo que no va a volver si lo desaprovechamos. Y hasta ahí puedo leer, se acabó el alegato moralista.

PD: En cuanto al título, por si alguien se lo está preguntando, era una simple artimaña. Lo cierto es que no parecía muy plausible recibir visitas utilizando la palabra coronavirus estando sumidos en un mar de sobreinformación tan exorbitantemente profundo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s